Mi Abuela Tota

Mi abuela siempre fue una mujer fuerte. Una mujer valiente y decidida. De chica siempre quise ser tan ruda y fuerte como ella.  Una mujer que todo lo puede. Una mujer con la que no juegas, y si lo haces debes atenerte a las consecuencias. De chica no podía entender que esa mujer tan chiquita dio a luz a 7 hijos, 6 hembras y 1 varón. A su manera supo como sacarlos adelante… ahora tiene 19 nietos y 9 bisnietos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el salvador ella iba de arriba para abajo cuidando sus plantas, limpiando su casa, lavando su ropa, cantaba, bailaba y sonreía. Era una mujer completa.

Este mujer ahora es alguien muy diferente. Es una viejita flaquita, sin muchas fuerzas y marchita. Extraño a mi abuela, extraño a tota

Hace un año todo cambio, sus achaques físicos aumentaron con el tiempo hasta llegar a como esta hoy, postrada en una cama sin poder levantarse. Sin poder cocinar su comida, bañarse sola y cuidarse sola. Depende de su familia, cosa que yo se la vuelve loca ya que era una mujer auto suficiente. Hace una año cayo muy enferma, tubo un derrame y todo cambio. En ese entonces pensé que se nos Moria. Sobrevivió pero ahora se ahoga en la tristeza y frustración. No entiende porque “Dios” la tiene así, y no entiende porque tanto dolor.

La veo y me da un tristeza profunda, sin poder hacer que su situación cambie. Veo su carita llena de sufrimiento y dolor y me parte el alma. Odio verla así. Me molesta. Me incomoda.

Ella siempre has sido mi débil. Mi consentida. La unica que me roba los cariños mas escondidos.  Con la que dormí hasta que tenia los 12 años. La que me curo las herida de niña arrebataba. La que me daba regaños cada vez que me portaba mal pero muchos cariños cuando mi Mama no estaba. Es mi viejita, mi mama. La que me dice que me que me busque un novio ya que me va dejar el tren y me apure a tener hijos para poder conocerlos.

Me encantaría que las cosas fueran tan diferentes. Quisiera que se levantara de esa cama y fuese todo como antes. Quisiera llevarla al parque como tanto le gustaba. Llevarla a comerse su raspa de limón que tanto le gustaba. Y escucharla cantar las canciones de chente Fernández y bailar cumbias salvadoreñas conmigo.

Así quiero recordarla, alegre, fuerte y llena de vida. Mi tota de mis amores



Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: