Mi Cultura de Violencia

21 Nov

English- My Culture of Violence

Yo crecí en una cultura en la que pegarle a un niño para que se portara mejor era, y aún es, algo normal y aceptado. Cuando uno vive dentro de ese mundo no ve ciertas cosas como anormales pero cuando finalmente se sale el mundo del otro lado, se ve muy diferente. Esto me pasó cuando observé el video de la golpiza que le dio un juez de Texas a su hija de 16 años.

Ver el video de 8 minutos fue como un balde de agua fría y un empujón a despertarme a lo que nunca me había atrevido a analizar: mi propia cultura de violencia.

La tristeza más grande no fue presenciar la rabia que ese hombre, un juez, arrojaba sobre su hija, ni los gritos de dolor de ella rogándole que parara, ni su madre al lado viendo todo y contribuyendo a la golpiza. Todo, según explicó la chica, que subió el video a Internet hace unos días de algo que sucedió hace unos años, porque el padre descubrió a la hija haciendo un uso de Internet que él consideraba indebido.

La tristeza más grande fue darme cuenta de que este tipo de cosas suceden en el mundo todos los días del año.

Mientras yo escribo esta columna, y mientras tú la lees, un pequeño indefenso está recibiendo una golpiza similar o peor a la que esta chica recibió.

Me vino a la mente la violencia que millones de mujeres sufren todos los días y las grandes presiones sociales en las cuales vivimos. El poder y el control al cual estamos expuestas todos los días.

Pensé en las chicas que hoy reciben golpizas de este tipo por hacer cosas que los hombres hacen también pero como son hombres, no es tan grave.

En las culturas más conservadoras, a la joven le exigen que llegue virgen al matrimonio y si no es así es mujer de segunda clase o indecente.

Al hombre, si a temprana edad decide tener relaciones no es tanto 
el drama, ¿no? ¿Por qué? 
La respuesta típica es: “Es que un hombre, así es, así es su naturaleza”.

¿En serio? ¿Por qué no darles la misma importancia ambos? ¿Por ejemplo, por qué no molestarnos por igual un padre que una madre que abandona a sus hijos?

Cuando una madre lo hace es la peor mujer del mundo, cuando un padre lo hace la responsabilidad se atribuye a veces indirectamente a la madre por buscarse un mal hombre.

Pero, ¿por qué poner la responsabilidad en ella, cuando el que no cuidó a sus hijos fue él? Vivimos en una sistema patriarcal donde desafortunadamente muchos hombres abusan de eso.

Éstas son las presiones sociales que las mujeres enfrentamos y, de alguna manera, se resumen en esos dolorosos minutos del video en los que una adolescente aterrorizada sufre un castigo terrible a manos de sus propios padres por haber osado llevarles la contraria.

¿Víctima o verdugo?

También pensé en la madre de esa chica, la sumisión en que ella quizá viva también, y en la pequeña hermanita de la joven, que escuchó todo lo que sucedía a puerta cerrada.

Una vez que el video se hizo viral en Internet, con alrededor de un millón de visitas en YouTube, los comentarios de odio hacia la madre han sido muchos. La culpan por no haber hecho nada para defender a su hija y hasta por haber contribuido al castigo. La responsabilidad en esto es de los dos padres. Pero, curiosamente, en nuestra sociedad, la inacción y un azote de la madre pesan más que los 20 correazos que le dio el padre a la hija.

Al ver ese video regresé a mi infancia y a las tantas veces que escuché a mi vecino gritar porque su mamá o papá lo golpeaban. Recordé los moretones en las caritas de mis compañeros de escuela y pensé en mi propia familia y cómo este ciclo les afectó y sigue afectando.

“Es que así lo hacía mi abuela, mi mamá, mi papá… y es así cómo se endereza a un hijo”, suelo escuchar.

Pero ¿por qué tiene que ser así? ¿Por qué tenemos que repetir este ciclo inepto y venenoso? ¿Por qué no darnos cuenta del daño que causó en nosotros mismos y el daño que causaremos a nuestros hijos si lo seguimos repitiendo?

Es el mismo el ciclo que afecta a miles de familias, que afecta nuestra manera de resolver los problemas, afecta cómo les hablamos a nuestros hijos, y cómo los disciplinamos.

Si decidimos usar la violencia es nuestra elección, nadie nos lleva a ello.

Como mujer, me da terror que mis futuros hijos crezcan expuestos a una cultura de violencia pero también tengo esperanza y seguridad en que voy a terminar el ciclo que por muchos años afectó a mi familia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: