y despues del final ¿que?

28 Mar

English version

Cuando comienza una relación todo es bonito, excitante y nos olvidamos de pensar en la posibilidad de que algún dia esa relación puede acabar. ¿Y que pasa entonces? Es posible que nos quiebren el corazón, nos lastimen o nos damos cuenta de lo que sentíamos era mucho mas fuerte de lo que imaginábamos.  Yo nunca he tenido una relación que no termine. Sin embargo nunca me he imagine que iban a terminar y tal vez si lo hubiese hecho los finales no me hubiesen dolido tanto.

La realidad es que muy pocas relaciones son para siempre, muy pocas van a durar toda la vida y es un poco absurdo pensar lo contrario. Ahora se que los finales felices solo existen en las películas y en nuestras fantasías. La perfección no existe ni en las relaciones de 50 años.

¿Y que hacemos cuando llega el final? Cuando nos sorprenden como si fuera un golpe bajo en el estomago. Queremos correr lejos y por arte de magia olvidarnos del dolor. Sentimos que se nos viene el mundo encima y no sabemos que hacer. Nos sentimos como un rompe cabezas de mil pedazos y nos cuesta mucho volver armar los pedacitos.

Muchas mujeres, me incluyo, buscamos alguien que llene el vacío. Los hombres también lo hacen pero para muchos de ellos es algo centrado en lo físico.  Comenzamos una nueva relación demasiado pronto sin antes tomarnos el tiempo para procesar la ultima. En muchas ocasiones tratamos de hacer todo lo que este en nuestro alcance para complacer a la nueva persona y evitar que se vaya como la ultima. Esto me paso con una de mis parejas. Empecé la relación y mi meta era hacer que el me quisiera como yo quería aunque sabia que el no quería una relación seria. El me lo dijo desde el principio pero a mi no me importo ya que yo estaba dispuesta a cambiarlo. En mi esfuerzo de hacerlo me perdí a mi misma.

El me quiso, me amo mucho pero nunca como yo quería que me amara.  Hay ocasiones en nuestras relaciones que tratamos de cambiar a la persona y queremos que nos amen de la manera que nosotros amamos y no nos damos cuenta que su manera de amar también es especial. Es amor pero tal vez no el tipo de amor que buscamos. Es la única manera que la persona sabe amar y no lo podemos culpar. Tenemos expectativas que nos nublan la vista a lo bueno y real.

Por mucho tiempo sentí mucha rabia contra el y luego me di cuenta que la rabia era también contra mi.  Sentí enojo porque no podía ver lo que tenia frente de mi y no supe darme mi lugar.  Logre ver la mujer en la cual me había convertido y no me gusto. En algún momento durante la relación deje de quererme.

En ocasiones también sucede que nos rehusamos a dejar ir el pasado y tratamos de recuperar a esa persona que tal vez ya no quiera estar con nosotros. Cada vez que tratamos y nos rechazan es un golpe fuerte. Y eso de ser “amigos” después que termine la relación tampoco es una buena idea. El dolor, las decepciones y la historia hacen casi imposible que esa relación vuelva a funcionar. 

Nadie te prepara para cuando una relación termina, hablamos de lo que debemos hacer al principio pero es raro que hablemos de lo que debemos hacer al final.

Mi consejo por experiencia propia es re-encontrar a la persona que fuiste o descubre a la persona que ahora eres. Lo fascinante de relaciones es que nos enseñan mucho sobre nosotros mismos, lo que nos gusta, lo que queremos, y lo que no. También resaltan cosas que serian mejor si las cambiáramos. El final de una relación debe de ser un momento de evaluación personal, aprendizaje y crecimiento.

Al terminar mi ultima relación sentí que me quebraba en mil pedazos y me sentí completamente perdida. Estaba dañada de mil maneras y desde entonces decidí que el enfoque tenia que ser en mi. Comencé a darme cuenta de mis propios errores y tome responsabilidad de lo que ami me tocaba pero también deje de sentirme completamente culpable por todo lo malo que paso. Empecé a conocer a Frida, tome lo que me gustaba de ella y tire lo que no. Fue un proceso que empezó con enojo luego perdón, y termino con aceptación. ¡Me volví a querer!

 Así que no nunca permitas que el final de una relación te quiebre ni te quite todas las defensas. Tampoco dependas de la presencia de alguien para estar bien. Deja que te duela pero nunca dejes que te destruya y sobre todas las cosas aprende a quererte nuevamente. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: