El sueño Americano y el doloroso sacrificio de una madre

9 May

Dejar un hijo otras para buscar el sueño americano tiene que ser una de las decisiones mas difíciles y dolorosas que una Madre tenga que tomar.

Por mucho tiempo no entendía el porque mi madre me dejo con mi abuela desde los 2 años en el Salvador. No entienda el porque yo estaba tan lejos de ella mientras ella tenia toda una familia en los Estados Unidos compuesta por un esposo y nuevos hijos. Y yo, con mi abuela lejos sin mama, papa ni hermanos. En ese entonces no comprendía su sacrificio y lo difícil que tubo que haber sido dejar a sus dos hijos atrás para buscar una mejor vida en los estados unidos.

El dejar uno o mas hijos atrás para inmigrar a otro país es algo que ocurre muchísimo. Familias tienen que separarse por falta de recursos y opciones en sus países natales. Es triste tener que recurrir hasta esos extremos pero necesario.

Mi madre decidió emigrar a Los Estados Unidos cuando yo apenas tenia 2 años y mi hermano Carlos 11. La Guerra civil en Salvador la obligo al igual que a miles de Salvadoreños a salir a buscar refugio y trabajo al otro lado. Muchísimos mas no tuvieron la misma suerte ya que mueren en el camino o murieron durante la Guerra.

No venimos a esta país de vacaciones o con intención de quitarle el trabajo a nadie. Venimos a buscar mejores oportunidades, oportunidades que tal vez nunca tendremos en nuestros países. Nos duele el alma dejar nuestros hogares, nuestros hijos, nuestra tierra pero el sacrifico para una mejor vida vale la pena para miles de familias.

Cuando mi madre llego a este país pronto encontró trabajo, se caso y tubo 2 hijos. Gracias a una amnistía consiguió su residencia y la de mi hermano y yo. Me reuní con mi madre en el ’92.

Llegue a este país con la fantasía de una familia perfecta. Una familia que siempre espere. Una relación perfecta con mi madre pero mi rebeldía y juventud me impidieron muchas cosas. Mi madre para mi era extraña, mi mente sabia que no pero mi Corazón la rechazaba. Para mi ella no me quería igual que a sus otros hijos, me sentía diferente y como muchas veces ella me decía, yo tenia complejo de inferioridad.

Las cicatrices que deja una separación de este tipo no se pueden borrar. Los cumpleaños y momentos especiales de la infancia no se pueden recuperar. La conexión que se tiene con una madre o padre cambia por completo. Los hijos muchas veces se sienten rechazados y no entienden como pudo su padre o madre dejarlos atrás. Se preguntan, “por que yo?” Dos cosas pueden pasar, ese hijo (a) se rebela en contra de sus padres y hará todo para disgustarlo o tratara de hacer todo lo que este a su alcance para recobrar la atención y cariño perdido. Será el estudiante perfecto para que sus padres se sientan orgulloso de el o ella.

Por mucho tiempo culpe a mi madre por su decisión de dejarme. Tenía mucho coraje por haberme separado de su lado. Con los años y madures mis cicatrices han sanado, todavía existen y siempre existirán pero no dejo que controlen mi relación con mi Madre. No es la relación que siempre quise y soñé pero he aceptado que nunca lo será.  Estoy contenta con la amistad que ahora tenemos y la gran distancia que una vez nos separo cada vez es menos.  La decisión que tanto me dolió es la misma que cambio el rumbo de mi vida y la razón por la cual estoy donde estoy.

Me tomo mucho tiempo entender lo afortunada que soy pues en vez de tener una madre tengo dos, mujeres maravillosas que me adoran.

Le doy gracias a mi madre por tomar la decisión tal vez mas difícil de su vida para buscar una mejor vida para sus hijos. Le doy gracias por ser una mujer luchadora y valiente. Le doy gracias por apoyar cada locura que se me ocurre aunque no la entienda. Le doy gracias por nunca querer cortarme las alas (sabiendo que seria imposible). No lo olvido ni un momento que mi destino cambio el dia que ella decidió traerme a este país.

Le doy gracias a mi Abuela adorada Tota por ser mi segunda madre. Por dejarme dormir con ella todos los días después que mi madre tubo que irse. Por darme tantos cariños cuando mi mama no estaba. Por curar mis heridas de niña arrebatada. Por todos los desvelos y regaños cuando me portaba mal. Por olvidarse de ella misma para cuidarme. Por ser mi consentida y la única que roba los cariños mas escondidos.

El sueño Americano tiene sus sacrificios pero también un sinfín de oportunidades y bendiciones. El sacrifico de mi Madre no fue en vano y por siempre le estaré agradecida por su valor a pesar de su dolor de madre.

Dedicado a mi Madre, Dora Sánchez y mi abuela Antonia Luisa Villalobos por ser mujeres decididas, fuertes y las mejores Madres.

Advertisements

2 Responses to “El sueño Americano y el doloroso sacrificio de una madre”

  1. Sandra Fernandez May 31, 2012 at 5:49 am #

    What a great post. I know so many families that endured something similar, with parents in another country, trying to make a better life for their families. It’s never easy and it’s never simple.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: